2013/11/27

VISITA AL JARDÍN BOTÁNICO DE OLARIZU

El sábado, 23 de noviembre de 2013, se organizó una visita al Banco de Germoplasma del Jardín Botánico de Olarizu.El Conservador del Jardín Botánico, Agustí Agut, nos ofreció una breve introducción histórica del proyecto en la que apuntó que la idea original de crear un jardín botánico se remonta a los años 70 del siglo pasado. Nos explicó que los primeros jardines empezaron a aparecer hace más de 4.000 años en China, Mesopotamia, Egipto y Creta, creados para el cultivo y estudio de plantas medicinales y decorativas.


Tras un detallado repaso a los otros jardines botánicos en la Península Ibérica, nos habló de la situación actual de los jardines botánicos en el siglo XXI, los retos de futuro, colecciones (planta viva, banco de germoplasma y herbario), proyectos de conservación de flora, actividades de educación ambiental, colaboración, coordinación y asesoría botánica en otros proyectos, etc.


Acto seguido visitamos a las instalaciones del Banco de Germoplasma y las colecciones de planta viva: Arboreto de los Bosques de Europa, Lago, Mirador, parcelas de conservación de flora amenazada y restauración de hábitats (Robledal de Olarizu, trampales y prado-juncales de las Campas de Olarizu), parcelas experimentales de cultivo de flora amenazada, etc.


Agustí puso tal pasión y elocuencia en explicarnos todos los entresijos del proyecto, la ejecución y las distintas fases que está siguiendo así como sus objetivos y proyectos, además de las dificultades que hay que ir superando, que se nos pasaron las horas, incluso la hora de comer, y metimos la cabeza hasta en los frigoríficos y semilleros en un ambiente gélido, necesario para mantener las semillas conseguidas con tanto esfuerzo y un protocolo científico.


La biblioteca, abierta al pública en horario del CEA, también está dedicada a la naturaleza y a nuestra disposición.

El lago, que se ha escavado en una zona con tendencia a inundarse, ha dado ya muchas satisfacciones; entre ellas una población de odonatos muy diversa que Josean lleva censando desde el primer año. Sin embargo, nosotros pasamos más bien frío porque el día era gélido y húmedo, pero pudimos admirar lo crecidos que están ya algunos árboles, el progreso de los arbustos, la distribución de los espacios y habitats así como la existencia de plantas curiosas, que se van aclimatando bien.



Ahora uno de los desafíos urgentes para este Jardín botánico de Olarizu es conseguir fondos para ir poniendo letreros a las numerosas plantas que ya se han instalado en él con para que todo el mundo pueda disfrutar y aprender con ellos.


A raiz de una propuesta espontanea, Agustí nos va a ayudar, con el proyecto de plantar unos robles en el sitio adecuado que el municipio nos ofrezca en honor y recuerdo de Pedro Uribe-Etxebarría y de todos los socios fallecidos del IAN para que tengamos un bosque testigo del IAN, ni del Terciario ni del Cuaternario, sino del ahora y del siglo XXI. “El arte y la vida pasarán, pero la naturaleza siempre sobrevivirá”, que decía el francés Rousseau. Lo podríamos cuidar y ver crecer, mientras nosotros crecemos con él. Sería la arboleda de Pedro para los íntimos, y el bosque del IAN para todos los demás, los que están por venir y vendrán y a los que la vida nos hará pasarles el testigo y el bosque.

      
El Instituto Alavés de la Naturaleza tiene ya 25 años y es un jardín silvestre donde han florecido todas las ciencias y la planta rara de la amistad y la colaboración. Le daremos unas semillas a Agustí para que nos las guarde en su Banco de germoplasma, semillas de Ciencia, Divulgación y Conservación, ya que los tres pilares sobre los que se asienta el IAN son los mismos que persigue este ambicioso proyecto en Olarizu. Por si las moscas.

Texto y fotos de Carolina Larrosa y Brian Webster
2013/11/24

Paseo Pictórico Micológico

El pasado Sábado con motivo de la excursión micológica liderada por Antonio nos adentramos en los parajes lindantes al puerto de Oquina. Con la nieve recién caída el paisaje lucía otro aspecto. Los mas mirábamos arriba y alrededor; queriendo capturar cada contraste y transformación. Al acostumbrarnos a la novedad nos pusimos a ello y encontramos las setas.


Texto y fotos Maria Frias





2013/11/22

Investigación botánica en el Tirol austriaco

Entre Agosto y Octubre de este año, hemos tenido la oportunidad de realizar una estancia de investigación en el Instituto de Botánica de la Universidad de Innsbruck, en el Tirol austriaco. El mismo se ubica junto al Jardín Botánico de la ciudad, con el que hace un estupendo tandem. Como no podía ser de otro modo, su mayor interés está centrado en la vegetación de los Alpes, aunque tiene una buena representación de otros ambientes. Su actividad se complementa con el jardín botánico alpino, situado a 2000 metros de altitud en el cercano monte Patscherkofel. Ambos jardines colaboran activamente con el Instituto de Botánica, en el que se desarrollan múltiples líneas de trabajo en relación con el estudio de las plantas.

Estas aproximaciones van desde el estudio de la fisiología de las algas que viven en la superficie de los glaciares, hasta el del funcionamiento de los árboles; pasando como no, por la descripción y catalogación de la flora alpina. Pero sin duda la actividad investigadora que más difusión pública ha dado al Instituto ha sido el estudio de todos los restos vegetales encontrados en la conocida momia Otzi, un hombre del neolítico encontrado hace casi 25 años en un glaciar situado en la frontera entre Italia y Austria. Todos sus restos arqueológicos se encuentran expuestos en la cercana ciudad italiana de Bolzano, pero la caracterización de los restos de alimento hallados,  los instrumentos y ropas que portaba, o los pólenes que tenía adheridos han sido llevados a cabo en Innsbruck.


En nuestro caso, aunque menos excitante que el estudio de Otzi, hemos investigado sobre las también sorprendentes estrategias de supervivencia que tanto líquenes como semillas desarrollan para soportar la ausencia de agua. Además, durante nuestro tiempo libre hemos podido recorrer el maravilloso entorno alpino de Innsbruck, disfrutando las primeras semanas del esplendor de su flora, que se ve enriquecida por el marcado contraste geológico que existe en un área muy pequeña. De esta manera, salir a buscar la flora calcícola o silicícola es solo cuestión de decidir si la excursión se hace al norte o al sur de a ciudad de Innsbruck. Además de las plantas, la omnipresencia de rebecos y marmotas, así como la aparición esporádica de otras delicatesen alpinas como la salamandra alpina, el lagópodo alpino o el íbice, han dado alegría a muchos de estos paseos.



Texto y fotos de Nacho Garcia
2013/11/19

Mi padre botánico

Pedro Uribe-Etxebarria era mi padre botánico y alguien a quien consideraba un regalo de los dioses y del IAN, así que desde el desgraciado accidente no he podido dejar de llorarle y de recordar todos los momentos atesorados con él y con los compañeros de botánica a lo largo de los años.

Pedro, desde que te has muerto, no dejamos, y hablo en plural porque sé que somos muchos, de pensar en ti, en nuestros recuerdos contigo, en aquel día que nos explicaste la lenteja de agua en Opakua, bajo la lluvia, con los pies metidos en una charca, tu paraguas negro e inmenso abierto, y nosotros, con el concierto de la lluvia y sin paraguas, escuchándote embobados durante una hora, a tu alrededor. Nunca lo olvidaremos ya que además la mayor parte de nosotros nos cogimos la gripe auténtica.  Tu magnetismo y poder de convocatoria eran tan grandes como tu corazón botánico, didáctico y científico.

Tú nos explicaste el ovario súpero e ínfero de las flores, nos preparaste esquemas y salidas botánicas únicas  en hojas con dibujos y hojas primorosas que aún atesoramos, nos llevaste a ver el Narcissus varduliensis al lugar donde lo descubriste y al que diste su nombre. Sólo había cinco ejemplares y fue un día para no olvidar, ya que apareció, un rato más tarde, una pareja madura,  y ella llevaba los cinco ejemplares en un precioso ramo, recién cortados. Tu reacción y la explicación que les diste para no arrancar flores ni plantas fue una lección de ecología y comunicación, que algunos nunca olvidaremos. Nos sabíamos parte de algo único.

Querido Pedro, botánico, maestro, amigo y co-fundador del IAN,
que sepas, que estamos celebrando los 25 del IAN contigo, y que tu lo tiñes todo con tu muerte inesperada; que cuando a finales de este noviembre celebremos ese cuarto de siglo, todos estaremos recordándote y lo que compartimos contigo o a través de ti, que cuando la coral Urkide nos cante en inglés un Aleluya de Leonard Cohen, que será la primera vez que lo canten en público, que sepas, que va por ti, amigo, maestro, padre botánico, siempre añorado, porque hiciste que lo difícil fuera asequible, porque con tu independencia y trabajo nos marcaste el camino, y tus amigos del IAN eran los nuestros. Eras un roble y plantaremos uno en tu memoria, no lo dudes, para que se haga bosque, como nosotros a tu alrededor.

El “Aleluya” de Cohen tiene una letra poética y complicada sobre el amor, nada convencional, ya que tu no lo eras tampoco, y en el estribillo dice que hay que preguntarse si el aleluya es el sagrado o el roto. En nuestro caso es ambos. El roto aleluya porque tu muerte súbita nos ha roto el corazón,  y el sagrado, porque celebramos tu vida con nosotros, tu obra, tu legado, tus 60 años tan bien aprovechados. Se lo dedicaremos también a tu familia y a los que te amaron.

Cuando nos lo canten  a todos los socios ahí presentes, que sepas que esperamos que  tu familia te represente in memoriam, y que ya vimos en tu funeral que tu hijo Adrián es como una gota de agua parecido a ti, y tu voz, era la de tu hermano Luis.  En la foto adjunta, muchos hubiéramos querido ser el que lleva las bolsas de Lidle tu lado, pero nos alegramos de que sea tu hijo Adrián, por supuesto. Que sepas, querido Pedro Uribe- Etxebarria, que un día, ya no tan lejano, espero estar en el palacio de los vientos contigo y con Iñaki Zorrakin, y con Manso y su grupo de setas, y con todos los socios del IAN fallecidos,  que son de nuestro amado bosque, que espero ser parte de la naturaleza, espora y flor, insecto y roca, y estar contigo y con ellos para siempre, pero mientras tanto, algunos de nosotros, podemos asegurarte que seguirás viviendo primaveras con nosotros, y que cada narciso y lenteja de agua serás tú, y tu serás todos los narcisos y arenarias, todos los ovarios ínferos, súperos y los intermedios también, los más difíciles.  Nos enseñaste que las cosas importantes son difíciles, como la botánica, pero emocionantes al lado de los que saben compartir. Solos estamos perdidos.

También quiero informarte de que el Museo de Ciencias naturales celebra  su cuarto de siglo y en su exposición, interesantísima,  sales tú en los pliegos del Herbario Vit y en una preciosa foto; que sales tú en la prensa local y glosan  tu legado, y en los herbarios de todas las universidades españolas hay un pésame y una celebración de tu vida y obra.

Este otoño, Pedro Uribe- Etxebarria, todas las conmemoraciones y todas las semillas van por ti, y por el IAN. Hemos sido afortunados de tenerte, y celebraremos lo que fue y lo que ha sido contigo y para siempre, y ese herbario que era tu vida entera será parte de nuestra misión y homenaje.  Lo preservaremos y colocaremos en el lugar adecuado, donde sea más útil y visible, no lo dudes. No tienes ya de que preocuparte porque ya lo hacen el Museo de Ciencias Naturales y tus compañeros del IAN.  Desde el 9 de octubre no dejamos de llorarte, de recordarte y de pensar en ti. ¿Por qué será?

Carolina Larrosa


2013/11/15

Recordando a Pedro Uribe-Echebarria

A veces en momentos de tranquilidad, me gusta hacerle pasar por mi cabeza, a pesar del nudo que se me pone en la garganta y de las lágrimas que me salen. Me gusta recordarle porque al hacerlo de nuevo siento las emociones que sentí al encontrar aquella genista rastrera en el portillo Lerón, porque me vuelven a impactar como hace 20 años esos comentarios que me hizo sobre las gramíneas. Le veo asomado al Zadorra en Eskalmendi tomando notas y siento de nuevo la alegría del fin del proyecto de golf de Gamarra. Le veo en Izki y me veo rodeado de muchos de los que son ahora compañeros y amigos del IAN. La última vez le vi en una exposición en Elorrio y me hace recordar a Iñaki Zorrakin. Y también me veo a mí, con las claves en un prado de montaña agachado, tranquilo y absorto frente una pequeña flor.


De nuevo he llorado, pero son muy buenos momentos los que le debo; esos y los que me quedan por pasar. Gracias Pedro.



Jaime Ortiz de Urbina

Nosotros

El Instituto Alavés de la Naturaleza-Arabako Natur Institutua (IAN-ANI) es una asociación cultural y científica, de carácter no lucrativo; se constituyó legalmente en 1988 (registro de asociaciones A/1287/88), aunque tuvo su precedente directo desde 1973 en la Agrupación para el Estudio y Protección de la Naturaleza en Álava (AEPNA). Ha sido declarada, además, de utilidad pública en marzo de 1997.

Archivo

Gu