2010/05/28

Trabajando en Kew

Como algunos ya sabéis, este año y para mi desgracia, no podré asistir a las actividades del IAN hasta el final del verano, sin embargo, es por una buena causa. Os escribo desde Inglaterra y es que, como parte de mi tesis doctoral, he tenido la oportunidad de desplazarme durante tres meses a un centro de investigación aquí para aprender algunas técnicas. Así, en las próximas líneas comparto con vosotros, dónde me encuentro y qué es exactamente lo que hago aquí.

“The Royal Botanical Gardens Kew” ¿os suena? es la institución británica que comprende los dos principales jardines botánicos del país: el de Londres, conocido como Kew Garden, y el de Wakehurst Place, situado en el pueblecito de Ardingly, a unos 80km al sur de Londres. Los dos son jardines visitables por el público pero además desarrollan programas de investigación que abarcan distintos campos de la biología vegetal. En Wakehurst Place, en concreto, es donde se desarrolla el proyecto Millennium Seed Bank, y es dentro de éste donde se ubica mi trabajo aquí.

¿Pero qué es el Millennium Seed Bank?

Pues se trata de un proyecto para formar un enorme banco de semillas (o sea, un gran almacén de semillas bien organizado por especies) en el que se pretenden conservar a largo plazo semillas de todas las plantas superiores del mundo. El proyecto, que Reino Unido desarrolla en colaboración con otros 50 países repartidos por todo el mundo, lleva ya en marcha varios años, y tiene como principal propósito el de conservar semillas de especies salvajes, prioritariamente aquéllas que son endémicas de un determinado lugar, económicamente importantes, o bien, que se encuentran amenazadas. Como en otros bancos de semillas, la idea es tenerlas disponibles para poder obtener nuevas plantas en caso de que los individuos naturales hayan desaparecido por alguna causa: extinción, catástrofes naturales, plagas (como la de la grafiosis del olmo, por ejemplo) o acción directa del hombre (guerras, bombas nucleares etc.).

¿Y qué hago yo allí?

Además de como “recurso de emergencia”, las semillas se utilizan en investigación con fines medicinales o de restauración ambiental. En el Millenium Seed Bank Building (el edificio en el que vivo y trabajo) se trabaja, sobre todo, para desarrollar nuevas técnicas que permitan conocer la viabilidad de las semillas en cada momento y los factores que condicionan su conservación, su dormancia y su germinación (la dormancia es un estado en el cual algunas semillas permanecen “como muertas” hasta que se dan las condiciones idóneas para germinar, por ejemplo: un aumento de la temperatura y de la humedad a su alrededor).

Y es que la conservación de algunas semillas es relativamente sencilla en un ambiente seco y fresco (como es el caso de las simientes de pimiento o lechuga que fácilmente podemos encontrar en un supermercado), sin embargo, las semillas de otras muchas especies mueren si las secamos, o bien, necesitan un tratamiento especial antes de poder germinar (como puede ser someterlas a un cambio brusco de temperatura).

Pues bien, aquí hay varios equipos de investigación. Uno de ellos trabaja para conocer cuales son las condiciones óptimas para conservar cada especie; otro de los equipos estudia cuáles son los requisitos para que las semillas germinen; y en el equipo en el que yo me he incorporado estudiamos la bioquímica de las semillas.

En concreto, una de las cosas que hacemos es analizar moléculas antioxidantes: estudiamos su actividad dentro de las semillas y también su relación con la viabilidad de las mismas. El objetivo es obtener un marcador de viabilidad, o sea, que midiendo un antioxidante en unas pocas semillas de un bote, seamos capaces de predecir si las semillas de ese bote en general son viables o no, sin necesidad de tener que ponerlas a germinar y esperar el tiempo correspondiente.

Vivir en el Millennium Seed Bank

Y bueno, ya para acabar, contaros que el hecho de que el edificio esté ubicado en un paraje precioso a 15 km de los primeros atisbos de urbanidad y con un escaso servicio de autobús de lunes a sábado que termina a las 18.00… tiene sus ventajas e inconvenientes. Contaros como anécdota, que para poder ir al supermercado, el centro proporciona a los investigadores residentes aquí un taxi cada viernes! Por último confesaros que es un privilegio poder pasear por estos parajes cada tarde tras un duro día de trabajo.




Texto y fotos: Bea Fernández Marín

Fotos, desde arriba: Bea y una colega en Wakehurst Place; semillas; edificio MSB; Bea en el labo; sequoia agujereada por pájaros carpinteros.

NUEVA AMENAZA PARA LA NATURALEZA EN ALAVA

Por si el tendido eléctrico, los campos de golf, la cantera de Izki, la carcel de Zaballa, la presa de Korrosparri o los parques eólicos previstos no fueran suficiente amenaza para el cada vez más frágil patrimonio natural alavés, estas últimas semanas hemos tenido noticia de un nuevo proyecto que pone en riesgo los valores ecológicos y paisajísticos de Valdegovia y Losa, el Parque Eólico de “Peñalta”, con 15 aerogeneradores de 2 MW y más de 100 metros de altura.


Esta central eólica, que escapa de los emplazamientos potenciales seleccionados en el Plan Territorial Sectorial de la Energía Eólica en la Comunidad Autónoma del País Vasco supone una grave amenaza la riqueza biológica, paisajística y patrimonial de la comarca. En concreto plantea la ubicación de esta central a menos de diez kilómetros del Monumento Natural Monte Santiago, cuyo Centro de Visitantes en Berberana tendrá una impactante visión de la Central Eólica propuesta, de la ZEPA de Sierra Salvada, el Parque Natural de Valderejo o el Parque Natural de los Montes Obarenes. Incluso se ubica dentro del Paisaje Sobresaliente El Raso, Angosto, Olvedo. Todas estas figuras de protección no son gratuitas sino que responden a los excepcionales valores naturales que alberga la comarca y que se manifiestan, por ejemplo, en sus poblaciones de aves rapaces, que son especialmente sensibles a este tipo de instalaciones.


Las comarcas de Valdegovía y Losa son además un potente foco de atracción de visitantes, tanto por la proximidad de varios espacios naturales protegidos; como por el rico patrimonio monumental que se ubica en las laderas mismas del emplazamiento del Parque Eólico planteado: Santuario de Angosto, Colegiata de Valpuesta, Eremitorios de Valdegovía, Ruta del Camino de Santiago, Castillo de Astulez, Castro de Lastras. Y lo que es peor para el futuro de este desarrollo turístico es que esta central no es una iniciativa aislada, sino que se sitúa en la proximidad de otras como la Pantalla Eólica de Hozalla, o las que se encuentran en tramitación de Cantoblanco o de Arkamo.

Texto y fotos: Nacho G. Plazaola (foto superior: Risca; foto inferior: Alto del Rodil y Raso)

2010/05/21

PRIMERA SALIDA DE 2010 DEL HERBARIO DIGITAL





La temporada de salidas del Herbario digital de este año ha quedado inaugurada con una excursión el domingo 9 de mayo para estudiar la flora del Valle del Ebro.


Desafiando la incesante lluvia y el frío mañaneros, capitaneados por Pello Urrutia, y con las claves siempre a mano, llegamos a Los Agudos, cerca de Calahorra, donde el tiempo mejoró muchísimo y pudimos explorar ese paisaje parecido al de las Bardenas Reales de Navarra. Éramos siete personas y la perra Bruna, siempre guardándonos las espaldas y atentísima. Nos encontramos en un espartal, pasto xerófilo con terreno arcilloso y yesos, cuyos cristales se veían depositados a simple vista. Allí había una gran riqueza de leguminosas como el Astragalus sesameus y A. monspessulanus teresianus, Medicago truncatula y M. monspeliaca y el rarísimo Hedysarum spinosissimum. Pasamos la espléndida mañana identificando las anuales de los pastos del Valle del Ebro y vimos algunas orquídeas como Ophrys speculum y O. lutea. Nada más bajarnos del coche, el primer sol y el olor a tomillo y a pino nos pusieron a tono.


Encontramos allí también el Hedysarum, lechoso y de yesos, la Suaeda, de lugares salinos, la preciosa Matthiola fructiculosa y el Astragalus echinatus en los claros del tomillar. Había innumerables miriápodos, todos iguales, fascinantes. Otras plantas que hicieron nuestras delicias fueron el Plantago lagopus, la Malcolmia africana y algunas compuestas. Identificamos la Scorzonera hispanica y el Senecio auricula, y luego dimos con la Polygala monspeliaca mientras paseábamos por las Cárcavas del Valle del Ebro.


Tras comer nos desplazamos a Rincón de Soto, cerca de Peralta, en La Rioja, a orillas del río. Íbamos buscando una cascajera. El Ebro estaba rebosante de agua y corría veloz, pero no se llevó a nadie. Eso sí, cuando estábamos identificando plantas como la de flor amarilla Anacyclus valentinus, una compuesta escasa o rara, el difícil Carduus pycnocephalus, el Onopordum nervosum y la espectacular Cynoglosssum creticum, una Boraginacea, junto a la diminuta flor azul de la Anchusa arvensis, apareció el señor de esas tierras que nos informó de que le pertenecían y estábamos en propiedad privada. Resultó ser biólogo y nos acompañó un trecho buscando la invisible cascajera. Así nos adentramos en una pradera donde empezó a llover y pudimos abrir un curioso paraguas, propiedad de Pello, tan fotogénico como las plantas, y con el que algunos nos quisimos hacer fotos entre los ciruelos silvestres y el delicado Allium rosaceum, a juego. Encontramos Scorzonera laciniata, con sus estrechos filamentos, un juncal impresionante y muchos Populus canescens.


Regresamos a casa con la última luz, felices y llenos de imágenes buenísimas para el Herbario digital y de nueva sapiencia, más el recuerdo de la inagotable paciencia de Pello con las claves botánicas y de Antonio, que siempre tiene que lidiar con nuestras innumerables preguntas.


La siguiente salida será a la Sierra de Santo Domingo, en Zaragoza, el domingo 30 de mayo.



Texto: Carolina Larrosa

Fotos: Antonio González (de arriba abajo: Linum narbonense; grupo de trabajo; Senecio auricula)

2010/05/12

NOTA DE PRENSA SOBRE LA LAT

Las asociaciones conservacionistas IAN-ANI (Instituto Alavés de la Naturaleza / Arabako Natur Institutua), IZATE y SEO/BirdLife (Sociedad Española de Ornitología) han presentado unas alegaciones conjuntas de unas 140 páginas al estudio medioambiental del trazado de la línea de alta tensión a través de la Montaña Alavesa propuesta por REE.

Estamos en contra del trazado escogido y en contra de cualquier otro trazado que recorra la zona de la Montaña Alavesa, al constituir ésta un conjunto natural excepcional en buen estado de conservación, sin grandes infraestructuras lineales, con un proyecto socioeconómico de turismo sostenible basado precisamente en la calidad de sus características naturales.

El Estudio de Impacto Ambiental (EsIA) presentado por la REE adolece de múltiples carencias. Señalemos las más importantes:


No justifica adecuadamente la necesidad de una línea adicional de alta tensión: más que vagas afirmaciones sobre el mallado de la red y la evacuación de la energía producida por centrales todavía por construir hacen falta datos razonables y razonados sobre demanda y sobre opciones ya existentes.

Rechaza la alternativa de la N1/Barranca utilizando argumentos que rozan el engaño. Esos argumentos han quedado desmontados por el detallado informe de la Diputación Foral de Álava.

No explica dónde se colocarían las torres ni cuáles son los caminos de acceso que habría que construir ni cuántos serían los áreas afectadas por las obras de construcción, datos esenciales para una correcta valoración de las consecuencias ambientales.

No examina con suficiente detenimiento ni valora adecuadamente la afección a la n
aturaleza: el volumen de vegetación a desbrozar, los efectos sobre especies protegidas en cada tramo del trazado, la conectividad entre las distintas zonas protegidas, incluso con zonas fuera de la provincia.

En especial, no valora suficientemente el efecto de la infraestructura aérea sobre las aves. Si bien el recorrido evita entrar en las ZEPA (Zonas de Especial Protección para las Aves), olvida que la actividad de las aves puede llevarlas lejos de las zonas protegidas. Después de salir de Álava, además, el trazado propuesto cruza en Navarra una zona medioambientalmente frágil que, en la actualidad, sostiene una importante población de aves esteparias.

Ignora el impacto sobre las Montes de Utilidad Pública en Álava y Navarra.

Desprecia los esfuerzos hechos en los últimos años para planificar de forma sostenible la actividad en la Montaña Alavesa.

Desprecia igualmente la planificación territorial llevada a cabo tanto en Álava como en Navarra.



Las tres asociaciones concluimos que cualquier trazado por la Montaña Alavesa es inaceptable, máxime si cruza además el parque natural propuesto en Montes de Vitoria. Si la construcción de la línea estuviera justificada, justificación que REE todavía tiene que presentar, entonces habría que examinar otros trazados (por ejemplo, N1/Barranca, enlace con la línea Barcina-Itxaso-Orkoien y conexión a Muruarte, pero sin descartar otras posibilidades), con menores consecuencias medioambientales.


Para leer las alegaciones completas, haz clic aquí.

Aquí se puede ver algunos textos que aparecieron en los periódicos al día siguiente:
http://www.finanzas.com/noticias/empresas/2010-05-10/280660_conservacionistas-rechazan-cualquier-trazado-montana.html
http://www.noticiasdealava.com/2010/05/11/sociedad/euskadi/las-asociaciones-conservacionistas-rechazan-cualquier-trazado-electrico
http://www.gara.net/paperezkoa/20100511/198669/es/Asociaciones-conservacionistas-realizan-alegaciones-conjuntas-contra-linea-alta-tension/
http://www.elcorreo.com/vizcaya/v/20100511/alava/rechazos-alta-tension-20100511.html

Texto: IAN-ANI, IZATE, SEO/BirdLife
Fotos: Antonio González (rueda de prensa, torre); Nacho G. Plazaola (haya)

2010/05/03

NUEVA VISITA A KORROSPARRI

El último domingo de abril nos reunimos un grupo de 24 personas para recorrer la zona del pantano proyectado en Korrosparri. Entre otras cosas pudimos ver el inmenso roble albar de la foto (8,20 m de circunferencia, llamado 'El abuelo' por los lugareños, de hasta mil años de edad).

Según nos explicaba Imanol Amundarain, la Asociación Hontza de Salvatierra ya ha pedido a la Diputación de Álava la declaración de arbol singular y la inclusión de la zona, que incluye varios árboles centenarios más, en el Parque Natural Aizkorri-Aratz.

Foto: Imanol Amundarain

Nosotros

El Instituto Alavés de la Naturaleza-Arabako Natur Institutua (IAN-ANI) es una asociación cultural y científica, de carácter no lucrativo; se constituyó legalmente en 1988 (registro de asociaciones A/1287/88), aunque tuvo su precedente directo desde 1973 en la Agrupación para el Estudio y Protección de la Naturaleza en Álava (AEPNA). Ha sido declarada, además, de utilidad pública en marzo de 1997.

Archivo

Gu